El cubismo

5 min read

Desde tres artistas y sus cuadros más celebres

La historia del arte se da de a saltos. Es verdad que muchos cambios se tejen gradualmente, y muchas de las propuestas de sus artistas van retroalimentando a otras. Pero también es verdad que en esos cambios siempre hay algún artista que da la primera nota disruptiva. Allí, en alguna muestra u exposición, surge el revuelo, las críticas y el asombro. Para que luego, con el tiempo, se acepte que aquello en definitiva fue plasmar la necesidad de una época y una nueva visión del arte y la persona.

El cubismo

Cada movimiento plasmó una necesidad de ser en el mundo y así lo hizo el cubismo. El cubismo vino a romper la estética preconcebida del siglo XX, apuntando de lleno a uno de los conceptos más fundamentales y ordenadores la forma, las figuras geométricas como el punto de partida y la perspectiva. La forma se fragmentó, la figura pasó a ser vista desde diferentes planos. Figura y fondo empezaron a confundirse y no obstante la idea principal seguía intacta. Entonces muchas cuestiones empezaron a pender de un hilo, porque si con todos estos cambios el arte seguía siendo arte, ¿de que dependía?

Dependía de la Gestalt, del todo, del conjunto entre sus partes. La imagen podía estar fragmentada, dividida y escindida, pero, si había un todo que la englobara y le diera sentido, una gestalten, una forma, todo era posible.

Así el cubismo llegó de la mano de varios artistas. El primero de ellos: Pablo Picasso, autor de la primera obra cubista: “Las señoritas de Aviñón”. Pero también hubo otros grandes exponentes como Juan Gris y Georges Braque.

Pablo Picasso y “La Guernica”

“La Guernica” es una de las más maravillosas pinturas de este artista español, Pablo Picasso. Se trata de un óleo sobre lienzo de proporciones muy grandes, mide entre 776 cm y 349 cm, y que retrata la guerra civil española y en ella al pueblo de Guernica que sufrió una serie de bombardeos en el año 1937. En esta obra, se plasman una cantidad importante de fragmentos, detalles y personajes. La guerra, la devastación, el sufrimiento, los llantos.

“La Guernica” es una obra con la que Pablo Picasso buscó hacer conciencia sobre el drama de la guerra, sus implicancias, la devastación y el sufrimiento para la sociedad civil. Todo en el color alude a la tristeza ya que su paleta es básicamente de tres colores: blanco, negro y a lo sumo grises. Grandes detalles hicieron de este cuadro una pintura icónica, como el caballo central que agoniza, la mujer que llora con su bebe en brazos, el hombre herido o las lámparas dispersas por la obra.

“La Guernica” es una obra cubista de palabras mayores, impactante y conmovedora, que buscó denunciar el drama de la guerra y lo hizo a través de un estilo único y disruptivo.

Georges Braque con “Botella y peces”

En esta obra del año 1908, Charles Braque retrata una singular escena en la que se observan varios peces dispersos y también y botellas. No hay grandes elementos simbólicos que se puedan analizar en esta obra, como así sucedía en la Guernica, sino que más bien su título se refiere a lo puramente descriptivo de lo que parece en escena. Georges Braque fue junto con Pablo Picasso el padre del cubismo. En esta obra, él es aún más sintético que lo que es Picasso con la Guernica. Aparecen más formas puras e integradas con los objetos, rectángulos y rombos. Se trata de una obra muy monocromática también, en donde es aún más difícil distinguir ciertas figuras. En la experimentalidad de este artista esta obra es sin duda una de las más representativas de Georges Braque, y del movimiento cubista al que hizo nacer.

 Juan Gris con “Arlequín con guitarra”

Años después, en el 1919, Juan Gris irrumpe con “Arlequín con Guitarra”, una obra cubista también, de eso no hay duda. Pero sin embargo se nota un estilo completamente distinto al de Georges Braque y a la de Pablo Picasso. Son tres obras cubistas, pero con el sello indiscutible cada una de su propio autor.

En esta pintura Juan Gris suma un poco más de color, animándose al ocre casi anaranjado, en sintonía con el arlequín, pero sin dejar de lado el estilo del color cubista. Es una obra sintética, minimalista y bien cubista. Se observa a un arlequín con su guitarra y una silla a su izquierda. Las figuras centrales quedan claras, sencillas y expuestas, pero un punto se entremezcla, al igual que con Georges Braque, con otras formas más puras

Con tres estilos muy distintos, Pablo Picasso, Juan Gris y Georges Braque nos muestran lo más puro del movimiento cubista. Tres grandes exponentes de uno de los movimientos artísticos más revolucionarios del siglo XX.

You May Also Like

More From Author