Edvard Münch y su más famosa pintura expresionista

5 min read

“El grito”

“El Grito” es una de las obras de arte más famosas de toda la historia. De difícil observación e interpretación, esta serie de pinturas han tenido adeptos y detractores a lo largo de todos los años desde que fue creada. Y es que, a simple vista, se trata de un cuadro que transmite sentimientos complejos, de terror, horror y desesperación. Y quizás por eso, al principio mucho se le aparten y la consideren extraña. Pero en una segunda observación de “El grito”, se puede notar que esta pintura es un fiel retrato justamente de estos sentimientos. Sentimientos que el movimiento expresionista justamente decidió no tapar. 

La obra: “El grito”

 Por lo general se habla de “El grito”, pero pocos saben que en realidad son cuatro los cuadros que componen esta obra y fueron realizados por Edvard Münch a lo lardo de tres años. Comenzó el primero de ellos en el año 1893 y culminó el último en el año 1895. Hoy los cuatro cuadros se encuentran en diversos museos. Se utilizó el mismo motivo, una persona de frente con una cara gritando, aterrada, desorbitada. Pata ellos Edvard Münch utilizó diversos materiales, en algunos simples crayones y en otros óleos y pasteles. 

La primera de estas versiones, la realizada en el año 1893, tiene un tamaño de 74 x 90 cm aproximadamente. Esta pintura, se preserva en el Museo Nacional de Bellas artes en Oslo, Noruega. 

En cuanto a lo pictórico observamos:

  • Un hombre en la parte central
  • Un paisaje de fondo de líneas curvas y marcados naranjas, ocres y amarillos. Se trataría de un puente de la ciudad de Oslo. 
  • El rojo presente agudiza la escena y la sensación de desesperación. 
  • Este hombre se agarra la cabeza con sus manos, su boca bien abierta en un grito aterrador o desolador.

En cuanto a la interpretación profunda que se le puede dar al cuadro, entran en juego diferentes hipótesis. Por su extrañeza y por su alto nivel proyectivo se ha buscado con el tiempo significar este cuadro en diferentes versiones. 

¿Se trata del hombre moderno sucumbido en la desesperación de su realidad y soledad?

¿Se trata de un hombre aterrorizados porque sus fantasmas lo persiguen y acechan como hacen esas figuras?

Sin embargo… para Eduard Münch la obra tiene que ver con los diferentes estados que transita el amor. Luego de conocerse, enamorarse y vivir el amor, viene el desamor. Justamente “El grito” retrata el desamor, el momento en el que se produce el quiebre, la ruptura. Tiene que ver con el terror de la soledad, el abandono y el duelo. Y justamente son los duelos tempranos los que vivió su autor, y quizás en esta obra expresa el terror de niño por sufrir la perdida de una figura amada y considerada vital, como la de su madre y la de su hermana.

El expresionismo

El expresionismo se produjo a principio del siglo XX. Fue un movimiento artístico transversal que vino a poner las emociones y la expresión humana en primerísimo plano. Desde la música, la pintura, la escultura, la literatura, etc….el objetivo era despojarse de tapujos y mostrar el sentir humano. Por eso las emociones no pasaban por un filtro, se mostraban tal cual eran. Es más, se quería mostrar también como lo que sentíamos podía modificar la manera en la que interpretábamos y vivíamos la realidad.

Así en el grito el terror fragmenta la línea, la vuelve sinuosa, inestable y cambiante. Al igual que se percibe el mundo ante el estado de perdida y abandono.

En este sentido, “El grito” es considerada una de las obras pictóricas mas famosas del expresionismo y de la historia del arte. La forma y la estética sucumbe a las emociones en el expresionismo.

El Autor: Edvard Münch

Cuando se piensa en el grito y en la interpretación que le da su autor, toma sentido cuando se profundiza sobre la vida de su autor y en cómo este desde muy niño atravesó esta serie de pérdidas muy significativas y duelos. 

Edvard Münch vivió en Noriega entre los años 1863 y 1944. También vivió en otras ciudades como Paris, Berlín y Copenhague. Su obra desde un principio fue disruptiva, mostrando un estilo sintético y fuerte, de colores intensos, vibrantes y expresivos. Fue una alma sensible y atormentada, lo que por lo general se plasmó en su obra. Producto de una crisis nerviosa fue internado en un psiquiátrico del que se recuperó. Su obra fue reconocida con el tiempo, y su estilo único también, el grito es un clásico de los clásicos vigente en todos los tiempos. 

You May Also Like

More From Author