Norman Rockwell

5 min read

El artista del sueño americano

Norman Rockwell fue uno de los mas grandes ilustradores, pintores y fotógrafos que conoció alguna vez la historia del arte norteamericana y la historia del arte mundial. Dueño de un particular proceso creativo, este artista se dedicaba a representar escenas típicamente cotidianas con la ayuda de conocidos y actores, para luego fotografiarlas y así poder dibujarlas y pintarlas. 

Su ojo sensible, curioso y creativo, fue testigo de la sociedad norteamericana del siglo XX. Años en los que esta sociedad a sufrió muchísimos cambios y también crecimiento. Inmerso como un antropólogo en la vida de clase media, pudo retratar con sencillez, sentido del humor y también irónico la vida de la clase media norteamericana

Alma americana 

Para la cultura norteamericana, Norman Rockwell fue uno de sus más grandes testigos de lo que fueron en esa época y también una guía de lo que la sociedad debía apuntar a ser. Capturó escenas cotidianas bellísimas y de todo tipo. Desde una mesa familiar, niños en la escuela o en el patio, policías en acción o en un bar hasta escenas históricas y de temas sociales.

Su visión de la infancia fue única, retratando a los niños con inocencia, frescura y una cuota bastante alta de picardía. 

Su historia

Nacido en los Estados Unidos en la ciudad de Nueva York en el año 1894 fue el responsable por la realización de centenares de portadas. Sus inicios, y de hecho su primera paga como ilustrador, fue en la revista The Boys, para la que, a temprana edad, hacia la portada y algunas ilustraciones de la revista. Su gran trabajo también vino cuando era muy joven y a los 21 años pudo y pudo comenzar a realizar las portadas del diario Saturday Evening Post entre los años 1916 y 1963. En su haber cuenta con más de 360 portadas realizadas. Hizo un recorrido por los grandes cambios de américa y en cómo iban impactando en los ciudadanos. En su particular manera de retratar la realidad, Norman Rockwell logró representar el ADN norteamericano. Tuvo tres esposas y una vida sentimental no siempre feliz, de hecho, en su biografía se sostiene que muchos de sus cuadros representaban una realidad cotidiana anhelada por él. Pintó más de 700 cuadros y hoy la gran mayoría de su obra se encuentra preservada en el Museo Norman Rockwell de los Estados Unidos.

Su método

Su obra fue indiscutiblemente original y bella. Su creatividad y su estilo fueron distintivos como pocos. Pero otra de las particularidades que definían a Norman Rockwell era su particular estilo. Era detallista e incansable. Y muchas de sus ideas venían de inspirarse en escenas de la vida real y otras de imaginarlas. Sea como fuere el camino asociativo que tomaba, lo cierto es que Norman Rockwell se ocupaba por personificar esas escenas, las recreaba como si de una situación teatral se tratara. Seleccionaba los modelos, elegia las ropas y la escena. Luego realizaba la sesión de fotos y luego pasaba al dibujo o a la pintura de la misma, pudiendo realizar varias series de esta. 

Su obra

Citar sus más grandes obras es imposible, puesto que su producción realmente fue muy extensa. Pero algunas de las más emblemáticas son: “El doctor y la muñeca”, “Niña con el ojo morado”, “Niño y niña mirando a la luna” o “Niña en el espejo”.

De hecho, cada una de sus escenas tuvo una historia particular que la enmarcaba. Por ejemplo: “Niña en el espejo”, obra del año 1954, que fue portada del Saturday Night Post. Representa a una niña mirándose el espejo en la intimidad de su habitación. Pero esta obra, como muchas de las de Norman Rockwell, está cargada de simbolismo. Una niña que se mira inocentemente al espejo, en el piso un cepillo y un labial. A la izquierda una muñeca que ha quedado en el olvido. Sobre sus piernas el rostro de la actriz de moda del momento. Y ella, detrás de su rostro de niña, transmite cierta preocupación con su ceño levemente fruncido. ¿En qué pensará?

Un legado único ha quedado para Estados Unidos y para el mundo luego de la obra de este gran artista. Agudo, brillante y sensible, quizás para la critica más aguda y exquisita de su época él fue sinónimo de arte popular o arte pop. Pero Norman Rockwell fue un retratista indiscutible, un antropólogo de su época y un icono americano que plasmó el alma de la vida cotidiana y del sueño americano del siglo XX.

You May Also Like

More From Author