Edgar Degas

4 min read

Grandes obras de un gran artista

Edgar Degas fue uno de los más grandes impresionistas que pisaron el siglo XX. Si bien no fue amante de que lo encasillaran dentro de este movimiento, su estilo realista pero su capacidad de representar la luz y el movimiento, lo convirtieron en un gran referente impresionista. Su obra es atesorada en los más importantes museos de todo el mundo y quien vea una a bailarina clásica o a un caballo corriendo libremente en una pintura, no puede obviar que está ante una de sus emblemáticas obras. Y es que su amor por estos dos mundos lo llevaron a retratar estas imágenes a la perfección e incasablemente.

Edgar Degas nació en el año 1834 en París. Siendo el mayor de cinco hermanos y bajo la tutela de su padre y abuelo, se abrió camino en el mundo del arte desde muy joven a pesar del mandato familiar de estudiar leyes. Desde temprana edad abrió su propio estudio y dedicó sus esfuerzos al dibujo. Con una fuerte influencia de Ingres su foco estuvo en representar las figuras de una manera lineal y realista. Si bien fue muy cercano por su estilo al impresionismo, sus obras son producto de la planificación y del estudio metódico y minucioso. Luego de estudiar y bosquejar analíticamente, llegaba a sus grandes obras de bailarinas, caballos y de la vida en Paris. En su vida fue autor de grandes obras, y su capacidad para retratar a las personas y transmitir sus emociones fue única. Por eso, cabe destacar tres grandes frutos de su paso en esta vida: 

Sus bailarinas:

La clase de danza” del año 1874 es una de las obras y pinturas más famosas de Edgar Degas. En esta obra, se observa el interior y la cotidianeidad de la vida y los ensayos de las jóvenes bailarinas. Edgar Degas supo mostrar un aspecto no contemplado en la vida de las bailarinas. Al mostrar los ensayos, dejaba en evidencia el esfuerzo, el sacrificio y el estudio al que eran sometidas día a día. Buscaba realzar el valor de este oficio. Mostraba a las bailarinas lejos de sus poses clásicas, inadvertidas, en posición de descanso y distracción. Era su manera de mostrar un aspecto único también de ellas. Este oleo sobre lienzo se encuentra hoy preservado en el Museo de Orsay en Francia. En esta obra se observa a un grupo de casi veinte bailarinas practicando. De diferentes edades, se encuentran entre su maestro de danza y un gran espejo que las enmarca.  “Los músicos de la orquesta” o “Esperando” son otras obras muy famosas de Degas que muestran su amor por la música, el teatro y la danza. Pero también muestran su capacidad de mostrarnos la cara no tan conocida de la vida de un artista.

Sus caballos:

Caballos ante las gradas” es un óleo sobre lienzo realizado por Edgar Degas en el año 1868. Se trata de una de sus primeras pinturas en donde se conjugan su gran habilidad para retratar a los caballos, el movimiento y la luz. No en vano se ganó el titulo porco deseado de impresionista. Se observan varios caballos montados por sus jinetes desplazándose por un desfile típico de carrera cerca de un gran público. Los animales son representados en diferentes ángulos y posiciones. Todos marchan tranquilamente, y es el caballo del fondo, el que se ve más pequeño, bien en el centro de la línea de fuga, mostrando todo su movimiento y energía ecuestre.

Sus representaciones de la vida en París: 

La absenta” es un famosísimo óleo sobre lienzo que Edgar Degas retrató sobre la vida en Paris. Allí se observa a una mujer elegantemente vestida sentada en un café de París en frente de ella una bebida alcohólica. Pero por sobre todas las cosas que se pueden destacar de esta gran obra esta el gesto y la expresividad de esta dama. Todo en su semblante transmite tristeza y soledad. Un aspecto que el artista remarcó en diferentes ocasiones sobre la vida en esta ciudad. Esta obra del año 1876 también se encuentra expuesto en el museo de Orsay de París.

Edgar Degas fue dueño de un estilo único, realista, humano y bello a la vez. Sus bailarinas son su marca, los caballos su pasión y estos profundísimos retratos de la vida parisina son la muestra de su gran ojo crítico.

You May Also Like

More From Author