El embarazo en la pintura

5 min read

Grandes obras que retratan este tan especial momento de la vida

No se puede decir que son pocas las veces que el embarazo ha aparecido en el arte. No es que es un tema difícil de tratar por los artistas. Simplemente, lo que sucede es que no todos estuvieron interesados en hacerlo. Existen grandes obras que retratan este tan especial momento de la vida. El embarazo en la pintura se ha visto retratado por diferentes artistas de estilos muy distintos. Y cabe la oportunidad de detenerse en algunos cuadros emblemáticos al respecto. En diferentes épocas, en diferentes estilos y con distintas visiones de la mujer y del estado del embarazo, estas pinturas ponen a este tema en primer plano.

Esperanza I y II de Klimt

Esperanza I es un óleo pintado sobre lienzo que fue realizado por Klimt en el año 1903. En este cuadro Klimt retrata a quien era su modelo preferida, Hema. Según cuentan, Klimt esperaba a su modelo en el estudio, pero ella no llegaba. Al preguntar y pedir averiguar por su paradero le informan que ella n había acudido pues estaba embarazada. Tomando esto como punto de partida, Klimt se inspira y decide retratarla con como si estuviera con un embarazo ya avanzado.

Es un cuadro singular, se la ve a ella de perfil, pero mirando de frente, desnuda, totalmente desnuda. Sus manos juntas en el pecho, su cabellera suelta y su piel blanquecina. Frente a la imagen de vida y belleza contrasta la muerte y el tinte demacrado de ella y de las figuras que están detrás. Aparece una calavera y un monstruo marino que la rodena, que la acechan como si la muerte y lo mas oscuro estuvieran esperando ávida a esta etapa tan frágil y vulnerable de la vida.

Algunos biógrafos refieren que Klimt, al realizar esta pintura venia de perder un niño pequeño, de menos de un año, recientemente. 

Esperanza II es un óleo sobre lienzo que hoy se encuentra preservado en el Moma de Nueva York. Nuevamente retratando a Hema, esta vez Klimt decide retratarla vestida, quedando sólo sus pechos desnudos a la vista. Esta cubierta por un largo vestido al estilo Klimt y rodeado por diferentes rostros en la parte inferior. 

Klimt retrató mujeres desnudas y no ya como parte de cuadros mitológicos. Mujeres desnudas, bellas y sensuales como esta que mira directamente al espectador. Mostrando sus partes íntimas enteramente, sin pudor.

La Visitación de Rogier Van Der Weyden

En el museo nacional de Bellas Artes de Leipzig Alemania, se encuentra esta bellísima pintura de la Virgen María embarazada de Jesús. Otra vez es un óleo sobre lienzo que retrata este momento único de su vida. En esta escena se representa el momento en el que María acude a visitar a su prima Isabel, también embarazada. Ambas mujeres se encuentran con alegría, pero rostro sereno, apoyando cada una su mano en el vientre de la otra. María, apoya la mano sobe el vientre de Juan el Bautista, Isabel apoya su mano en el vientre de Jesús.

Realizada en el año 1935 por este artista, este cuadro es una lindísima representación de ese momento. Habla de la gestación, de la vida, de los lazos de familia y de muchos temas más. Detrás de ellas, la casa de Isabel, una iglesia y un bello paisaje enmarcado por un colorido cielo azul.

La Virgen del parto de Piero della Francesca

Este magnífico fresco realizado por Piero della Franchesca en el año 1460 fue destinado a la pared de la iglesia de Santa María de Silvis en Monterchi, Italia. Ese lugar fue centro de peregrinación durante años y años, de mujeres embarazadas que acudían a él para pedir por un embarazo y un parto sano. Un terremoto destruyó la iglesia que albergaba este fresco, el cual milagrosamente fue lo único que se mantuvo en pie. Luego de largas tareas de preservación y restauración este fresco se preserva en el Museo de la Madona del Parto.

En esta obra de corte bizantino, Piero della Francesca nos muestra a la Virgen de manera sencilla, con un largo y llamativo vestido azul en su noveno mes de embarazo muy cerca de dar a luz.  Su rostro sereno denota poca emocionalidad y expresión. Está rodeada de dos ángeles que corren el telón como para que ella quede en el lugar protagónico y central en el que se encuentra.

Estas tres obras de arte muestran el momento del embarazado desde estilo y puntos de vista muy distintos. En todos, no obstante, se decide retratar el momento más último del embarazo, cuando el vientre está bien acentuado y marcado. En todos se muestra la plenitud de la mujer. Klimt acentúa el aspecto frágil no obstante de esa etapa, Van Der Wyden lo filial y los lazos que se intensifican con cada nacimiento y Piero della Francesca el momento del alumbramiento. Tres obras únicas que se adentraron a este tan especial momento de la vida. 

You May Also Like

More From Author