“Cien años de Soledad” de Gabriel García Márquez

5 min read

Una historia de Colombia y de toda Latinoamérica

La Colombia donde nació Gabriel García Márquez, Gabo, es la Colombia de los colores, de la música y las costumbres. También es la Colombia de las guerras civiles y las desigualdades. Es la Colombia que anhela un país unificado y en paz. La Colombia de “Cien años de Soledad” es la que Gabriel García Márquez vivió en su pueblo Aracataca. Y a partir de allí, de esos primeros recuerdos y su amor por las letras fue construyendo sus magníficos Aureliano, su Macondo y todos los personajes que adornan sus historias. Gabriel García Márquez fue uno de los más grandes escritores mundiales, sus novelas trascendieron fronteras e idiomas y permitieron conocer al mundo mucho de la historia de Latinoamérica.

Gabo

Gabriel García Márquez nació en Aracataca, un pequeño pueblo caribeño, de Colombia. Provino de una familia humilde, donde solventar los gastos diarios se hacía difícil. De un pasar muy sencillo Gabo orgullosamente contaba que el era el hijo del Telegrafista de Aracataca.  Gabo quedo al cuidado de sus abuelos, y fue justamente de su abuelo de quien recibió su mayor influencia. Era un militar retirado que le contó de historia de las luchas sociales por la igualdad, que narró cientos de cuentos y fabulas y que sembró en él su amor por las letras. Pudo ser becado para continuar sus estudios y de grande estudió Derecho, profesión que nunca terminó. Su camino eran las letras y de echo fue uno de los mas grandes columnistas y periodistas de Colombia. Gabriel García Márquez formó parte del grupo de “Barranquillas” que continuamente se juntaban en el bar “La cueva” donde pensaban e intercambiaban ideas. 

Fue autor de grandes obras, su primera de ellas basada en Aracataca fue el preludio para el macondo de “Cien años de soledad”. Novelas como “Relato de un náufrago”, “El coronel no tiene quien le escriba”, “el amor en tiempos de colera”, “la mala hora”, “crónica de una muerte anunciada”, vivir para contarla”, entre otras.

“Cien años de soledad” 

Esta maravillosa novela cuanta la historia de Macondo un pueblo imaginario que queda aislado por mas de 100 años. Leerla es entender a Gabriel García Márquez, su infancia y su país, Colombia. Su importancia fue tal que fue traducida a 30 idiomas y de ellas se vendieron millones y millones de ejemplares en todo el mundo.

Cuentan que en un viaje a Acapulco en la ruta con su mujer García Márquez de repente frenó el auto y le dijo… “En los próximos meses ocupate de todo voy a estar dedicado a escribir”. Y de ahí en 18 meses no paró ni un solo día de escribir. Ahí nació la obra que le mereció el premio novel de literatura en el año 1982: “Cien años de soledad”.

Realismo mágico

Gabriel García Marquez fue un viajero, conoció muchas culturas lo que le permitió la narración de hechos históricos, de costumbres y una descripción única de la manera de ser colombiana.  

Él fue un gran representante del realismo mágico, en el que los hechos mas absurdos se cuentan con naturalidad y los hechos más cotidianos conviven con lo absurdo quedando solapados. Y lo surrealista a la vez se entremezcla con hechos que efectivamente sí sucedieron en la historia colombiana como sucede en la novela.

Macondo y la familia Buendía

En una historia plagada de Aurelianos se cuenta las vidas cuenta las fortunas de siete generaciones de la familia Buen Dia. Una historia de idas y vueltas de momentos felices y no tanto a través de una gran variedad de personajes con una narrativa única y compleja. Difícil pero apasionante, con guerras civiles, aventuras y romances.

“Muchos años después, frente el pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano buen día, habría de recordar aquel día en el que en una tarde remota su padre lo llevó a conocer el hielo…” Así empieza esta historia. Una historia llena de absurdos fantásticos. Macondo se encuentra aislado. Lo personajes mueren, pero vuelven como fantasmas o reencarnados. La novela evoluciona, pero el tiempo pasa de forma cíclica. Los personajes repiten profecías y errores del pasado. Sus personajes se encuentran repitiendo errores del pasado como de una manera cíclica, evidente para el lector, pero no para ellos que se encuentran en esta especie de espiral transgeneracional.

Aracataca inspiró a Macondo. Y Gabo con su pluma supo describir a una sociedad post colonial de América Latina forzada a vivir tragedias del pasado. No obstante, Gabriel García Marquez trae esperanza igual a pesar del conflicto y la desigualdad y sueña con un mundo mejor donde reine la paz, donde sea posible el amor y la felicidad. “Cien años de soledad” es una historia sobre los pueblos, sobre las familias, sobre lo transgeneracional, sobre la herencia y sobre muchas cosas que nos atraviesan a todos. 

You May Also Like

More From Author