El Viejo Guitarrista Ciego

4 min read

Una obra de Pablo Picasso emotiva y cautivadora

“El Viejo Guitarrista ciego” es una famosa obra del artista español Pablo Picasso. Perteneciente a lo que se conoció en su obra como el período azul, esta obra es un hito dentro de este período de la vida de Picasso, de la cual se pueden desprender infinidad de datos autobiográficos de este autor. Se sabe que el período azul de Pablo Picasso vino antecedido y precedido por otros períodos, pero en sí este marcó una etapa crucial de su vida y muy dura. El color azul, nos habla de una época de mucha tristeza y sufrimiento del artista, de la cual logró salir adelante y elaborar a través del arte y del magnífico y sensible uso del color. 

“El Viejo Guitarrista ciego”

“El viejo guitarrista ciego” muestra la imagen de primer plano y levemente desde arriba de guitarrista con su guitarra. El hombre se encuentra sentado en el piso, está tocando la guitarra sobre sus piernas cruzadas y toda la curvatura de su cuerpo envuelve la guitarra mientras su rostro y sus ojos ciegos miran hacia abajo. Su piel es blanca, muy pálida y todo en su cuerpo denota una flacura extrema. Su cara, sus piernas y sus manos angulosas confieren a la obra cierta imagen lúgubre. El equilibrio lo logra la guitarra, que por el contrario no es representada por Picasso con azules sino de un marrón muy claro y puro. Sus líneas son curvas y parecen intactas ante la influencia de esta atmósfera psicológica.

¿Qué nos cuenta esta obra de Pablo Picasso?

Es por esto por lo que de esta obra se pudieron obtener muchos datos de la vida de Pablo Picasso. En primer lugar, y como el color lo representa, fue un periodo en el que Picasso estuvo sumido en una gran tristeza. Recientemente, un gran amigo personal de él se había suicidado y esto marco duramente los años de Picasso en Barcelona. Varias obras fueron realizadas en este período. 

“El viejo guitarrista azul” también nos cuenta de una época de mucha indecisión de Picasso. De hecho, se descubrió luego de técnicas y análisis posteriores, que Picasso realizó varios bocetos por debajo de esta obra antes de llegar a ella. Atormentado por la idea del suicidio, había otra que rondaba su mente y que tenía que ver con la ceguera. El padre de Pablo Picasso la había padecido, y era una fantasía y temor muy marcado en él, también volverse ciego. “El viejo guitarrista ciego” es una de las tantas obras en las que plasma este temor. Este óleo se encuentra preservado hoy en el Museo Nacional de la Ciudad de Chicago.

Otras obras icónicas del periodo azul

El período azul de Picasso fue un periodo en el cual la paleta de colores estuvo centrada en los tonos azulinos, pasteles y palidos. Como bien es sabido dentro de la psicología del color, el azul representa la tristeza. Y es que este fue un período ciertamente triste para este artista.

“Mujer desnuda o desnudo en azul”

Esta obra sigue la misma línea que “El viejo guitarrista ciego”. Se observa, esta vez por detrás, el cuerpo de una mujer desnuda, blanca, pálida, huesuda, aunque quizás no tanto como el anciano. La atmósfera azulada transmite un clima de tristeza, soledad y desasosiego. La mujer, a la que casi no se puede ver, está encorvada, vencida, quizás abrazando sus rodillas, sufriendo, llorando, eso no se puede saber. 

“Vendedor de Muérdago”

Aquí una imagen en la cual se acentúa la pobreza y el sacrificio. Muy de la línea del “Viejo guitarrista ciego” se observa a un señor flaco y alto vendiendo muérdagos por la calle. Se encuentra caminando, llevando las varas con él en una mano, mientras que a su lado un niño lo acompaña. Dentro de esta atmósfera de azules y tristeza, nuevamente hay que remarcar la sensación lúgubre de la escena que aportan la flacura y los ojos hundidos.

“El viejo guitarrista ciego” es ciertamente una de las obras más conmovedoras de Pablo Picasso. De esta serie azul, es una de las pocas en las que, en cierta medida, Picasso trata de entrever cierta esperanza. El arte y la música, a las cual este anciano se abraza, estaría preservada y a la vez preservandolo de tanta miseria, sería su rescate y su refugio. Y, de hecho, así lo fue. Al tiempo Pablo Picasso, ya en París pasó al período rosa.

You May Also Like

More From Author