62 modelo para armar

4 min read

Una obra única del escritor argentino Julio Cortázar

Julio Cortázar fue y es uno de los referentes más importantes de la literatura argentina y de la literatura universal. Fue sin duda un artista único, intelectualmente muy preparado, conocedor de diferentes idiomas, ciudades, música, artes y, por sobre todo, un gran interesado en la mente humana y sus relaciones. De esta gran mente surgen novelas únicas, que el día de hoy, siguen siendo clásicos traducidos a infinidad de idiomas. “Rayuela” y “62 Modelo para Armar” son dos de ellas.

Rayuela

Rayuela fue su gran novela experimental. Muchos la llaman la “antinovela” porque esta obra maestra no sigue mucho de los cánones literarios expuestos hasta ese entonces. El pensar que una novela podía mezclar capítulos y, lo que es más, podía sugerir un orden planteado por el lector, fue algo nunca visto. Que un escritor estuviera dispuesto a que su obra fuera en cierto punto inconclusa y no controlada por él, era un acto de osadía total. Eso fue Rayuela, y eso mismo fue “62 Modelo para armar”.

62 modelo para armar y la trama

Esta novela fue escrita por Julio Cortázar en el año 1968, cinco años después que Rayuela. El protagonista de esta historia es Morelli, personaje que se desprende de la novela “Rayuela” y nos cuenta que está escribiendo un libro donde hacen mucho hincapié en los aspectos psicológicos de las personas. Morelli, quiere demostrar que las personas somos mucho más que cuestiones neuroquímicas, teoría de moda en su época desde la psicología y la psiquiatría que se estaba imponiendo desde Suecia. Las personas, somos mucho más que meras interacciones neuronales, somos la esencia humana, la amistad, el amor y las relaciones entre tantas otras cosas. Hay algo más, somos un modelo para armar como la novela. 

“62 modelo para armar” nos quiere enseñar que las personas nos vamos armando pieza a pieza. Al igual que esta novela que es aún más experimental que Rayuela. Aquí aun el orden es más aleatorio, ni siquiera hay una propuesta de Cortázar. Cada capítulo es 100% aleatorio.

¿Por qué decimos que esta novela es 100% al estilo Cortázar?

  • El estilo de escritura es como siempre muy distinto, la antinovela. Los capítulos no están pautados de antemano ni llevan un orden cronológico y argumentativo. Son como piezas aisladas, como un mosaico que se pueden entremezclar al antojo del lector. 
  • Plantea escenarios particulares y diversos: París, Londres, Viena, etc… 
  • Muy a su estilo, el grupo de amigos es muy importante. Personajes de amigos, infaltable en sus novelas. Pero a diferencia que en el “club de la serpiente” de Rayuela, aquí el grupo de amigos abarca la totalidad de la trama, el grupo en sí es el protagonista. Hay varios personajes principales que viven su vida en relación o en triángulos amorosos. Cada uno vive una vida distinta en ciudades diferentes y cada capítulo va salpicando entre uno y otro, 
  • No hay capítulos definidos. No hay noción del tiempo y del espacio. Es el lector el que tiene que ser activo. Tiene que armar y atar cabos. Es aún más compleja por ende que Rayuela. De hecho, es ideal haber leído Rayuela antes de leer “62 Modelo para Armar”. No porque estén directamente ligadas entre sí, pero de una manera u otra el lector se va ejercitando en el arte de ser co-constructor del relato y de la historia. 
  • Algo que atrapa de las novelas de Julio Cortázar es que la trama implica la expresión de la simple vida cotidiana de las personas que vivieron sus propias vidas. Detalles mínimos sentimientos y pensamientos hacen al centro de la historia.

Así el lector se queda suspendido en un caos poético, complejo y rico. Frases, poesía, cultura e idiomas que van sumergiendo al lector en una trama única de detalles, psicología y vida misma. 

You May Also Like

More From Author